Marcos Acuña: "Lo soñé desde chico"

Marcos Acuña, el volante de Racing que fue convocado para la Selección Argentina, charló con la página Goals y contó que no le pedirá la camiseta de Lionel Messi. Además contó que, de chico, Riquelme era su ídolo, su vínculo con el "Tata" Brown en Ferro y el gol que más gritó.

Foto: @ComuRacing

A los 24 años, el llamado de la Selección Argentina a Marcos Acula le cayó justo para seguir revolucionando la carrera futbolística que tiene. Tan solo un pibe del ascenso que le costó muchísimo llegar y hoy se le hizo realidad su sueño: jugar en la Selección Argentina al lado de Messi, pero dijo que no le va a pedir ni su camiseta, ni una foto, aclaró que no es cholulo y se mantendrá como es: humilde y con perfil bajo.

"El Huevo" Acuña ya es figura en Racing, pero no olvida que salió del ascenso y, sin gataflorismos, cuenta cómo se guardó durante días el secreto de que iba a ser convocado por Edgardo Bauza para el partido ante Brasil.

¿Cuál es tu primer recuerdo de la Selección argentina?
-Varias cosas.Yo miraba partidos viejos de cuando jugaba Maradona y me parecía impresionante. También me acuerdo de estar viendo en la televisión el Sub 20 de Messi y de Agüero. Tengo recuerdos de todas las Selecciones porque siempre las seguí.

¿Cómo se vive a la Selección en un pueblo chico del sur?
-Es especial, obviamente, porque nosotros estamos alejados de todo. Con mi llegada a la Selección, se revolucionó todo ahí en la ciudad. En Neuquén están todos muy contentos. Mi familia y mis amigos están muy felices.

¿Dónde mirabas los partidos?
- Nosotros tenemos un grupo de amigos con el que nos juntábamos a ver esos partidos. Quizás, era en la casa de uno o en mi casa.

¿Cuál fue el gol que más gritaste de Argentina?
- El que más grité fue el de tiro libre de Messi en la Copa América. Contra Estados Unidos, en la semifinal. Fue tan golazo que no podía parar de gritarlo.

¿Cómo fue avisarle a tu mamá que estabas convocado?
- Cuando llamé a mi mamá para comunicarle que había sido convocado no podía ni hablarme de lo que lloraba. Con el correr de los días se fue tranquilizando y me fue contando cómo se lo tomaron todos allá. Fue tan grande que la llamaban las radios de Zapala y de Neuquén en general para que contara lo que sentía.

¿Cómo te enteraste que te iban a llamar?
- Me llamó directo Bauza después de un entrenamiento y me avisó que me iba a convocar. A mí no me salían las palabras en ese momento. Le agradecí un montón. Esperé a tranquilizarme. No le quería decir a mi familia hasta que saliera definitivamente la lista. Cuando salió, ya era real así que se los dije.

¿No le dijiste a nadie que te habían llamado?
- Le dije a mi novia y después le dije a un amigo que es el padrino de mi hija. Después salió la lista. No lo podía creer.

¿Te sorprendió? La gente te pedía para la Selección.
- Sabía que la gente estaba pidiéndome. Les agradezco mucho porque creo que ellos saben que yo soy humilde y trato de hacer las cosas lo mejor posible.

¿Cuántos soñabas de chico con que esto pasara?
- Lo soñé desde chiquito. Primero, le prometí a mi mamá que, cuando tuviera cierta edad, me iba a ver en Primera y se cumplió el día en que me vio por televisión jugando en Ferro. Todos los argentinos tenemos ese sueño.

Te costó mucho quedar en Ferro. Antes te probaste en muchos equipos. Si pudieras hablar con ese pibe que eras vos que lo intentaba, ¿qué le dirías?
- Que lo siga intentando. Yo estuve desde los 13 hasta los 17, me vine a probar a Buenos Aires. Había quedado en Quilmes y no tenía pensión. Pasé por Boca, por River, por San Lorenzo y por Argentinos y en todos me dijeron que no. Pero lo seguí buscando.

Viste que cuando somos chicos jugamos a la pelota diciendo que somos un jugador, ¿quién decías que eras vos?

-Yo siempre decía Riquelme. Jugando con amigos, boludeaba y decía que era Riquelme y algunos se cagaban de risa. Cada uno de mis amigos era un jugador y a mí él me encantaba.

¿Cómo esperás el encuentro con Messi?
- Ahora estoy tranquilo, pero en ese momento no sé cómo voy a estar. Varios amigos me pidieron firmas y camisetas de él. Pero yo no soy de cholulear. Compartir un vestuario con ellos es algo soñado.

¿Hablaste con algún jugador que haya estado en la Selección?
- En Ferro, me tocó que me dirigiera el Tata Brown y, por ahí, hablábamos con él. Contaba cómo fue hacer el gol en la final. Aprendí un montón. Me lo crucé en la cancha de Estudiantes, cuando jugamos hace dos semanas y nos saludamos.

¿Por qué te convocaron?
- Vengo haciendo las cosas bien hace mucho tiempo. Por la forma de jugar que tengo no sé si hay tantos volantes por izquierda y yo me siento cómodo en esa posición. Maduré un montón. Yo salí de inferiores en Ferro. Me costó adaptarme a Primera, pero fui adaptándome de a poco. Creo que ahora pienso más que lo que pensaba.

 ¿Sos de entrenar la pegada?
- No. A veces me quedo tirando un poco al arco, pero no demasiado. Acá compartimos las pelotas paradas con Oscar (Romero).

¿Qué darías por hacerle un gol de tiro libre a Brasil?
- De tiro libre no creo. Tenemos un monstruo para patear y no le voy a sacar la pelota. Tampoco sé si voy a jugar porque somos 26 y cualquiera puede entrar. Pero si se da un gol que sea de cualquier manera.

Relacionadas

Siguiente
« Siguiente
Previa
Siguiente »